Los famosos llamados derechos de formación es básicamente la retribución económica que reciben los clubes formadores por parte de los clubes que adquieren al jugador; esto fue creado y pensado a fines de obtener un recupero de la inversión que le llevo al club formador la formación de determinado jugador.

Un club tiene derecho a percibir derechos de formación, si formaron al jugador entre los 12 y/o hasta los 21 años en diferentes proporciones; de esta manera la FIFA en al año 2001 motivo a las instituciones con una retribución a fines de que el esfuerzo por formar un jugador, una persona de bien no sea en vano y exceptuando a las grandes entidades deportivas, estos ingresos son de gran ayuda para los clubes mas humildes.

Entonces, pasando en limpio recordemos que la indemnización por formación puede reclamarse desde los 12 hasta los 23 años del jugador -por la formación efectuada hasta los 21-, y se hará en dos casos:

a) cuando el futbolista firme su primer contrato profesional.

b)  cuando sea trasferido al extranjero, ambos antes de finalizar la temporada de su cumpleaños número 23 y por única vez.

El nuevo club deberá hacerse cargo de pagar la indemnización a la institución anterior del jugador, si es un pase al exterior, o a los clubes por los que pasó si es su primer contrato profesional y el monto es una cantidad fija que surge de una tabla que publica la FIFA, sin importar de cuánto es la transferencia o el contrato. El monto a pagar será lo que figure en la tabla de la FIFA multiplicado por la cantidad de años que el jugador estuvo en el club formador entre los 12 y 21 años de edad y según la categoría que tenga cada club (también es otorgada por Federación Internacional de Fútbol). La única salvedad es que, hasta los 15 años, todos los jugadores son considerados en la Categoría IV.

Voy a ejemplificar los derechos de formación con el caso de MARCOS ACUÑA, ya que es NEUQUINO como yo y siempre me gusta dar ese ejemplo, ya que lo vi de cerca…

Marcos acuña jugo en Don Bosco, desde los 12 y hasta los 17 años de edad. Don Bosco es un club de la ciudad de Zapala, que juega LIFUNE (liga del Neuquén) y muy humilde.

Después de varias pruebas fallidas, el querido Acuña fue seleccionado para sumarse a las inferiores de FERRO en donde debuto en primera; posteriormente fue transferido a Racing Club de Avellaneda, Sporting de Lisboa y por último al Sevilla de España.

Vamos a dar un pantallazo sobre la ultima transfer, el pago del Sevilla al Sporting fue por aproximadamente $ 10.000.000 de EUROS, por lo que al Club DON BOSCO le quedo 1. 7 % más otros 2 % en variables, casi un 3.5 % de la operación; vale aclarar que también recibieron su parte UNION de Zapala y Ferro.

La cuenta es simple, el Club Humilde de Zapala embolso alrededor de $170.000 Euros, algo asi como 15 millones de pesos. ( año 2020). Entonces, díganme si no es importante formar a un jugador, y seguir su proceso.

Los clubes están protegidos hoy en día por Normativa Federativa ( FIFA-AFA) y por Ley Nacional N° 27211 la cual magnifica su esencia es reconocer una compensación en dinero o en especie de la formación de un jugador por parte de una asociación civil sin fines de lucro como de una simple asociación, al momento de legislar la presente NADA se escribió sobre las innovadoras SAD, pero al ser el mismo objeto, nada modificaría ya que en el resto del mundo donde las SAD están asentadas se respetan las normativas FIFA y AFA.

Es importante mencionar que en Argentina, para ser reconocidos los derechos de formación, la entidad deportiva debe estar directa o indirectamente afiliado a la Asociación del Futbol Argentino. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *